Por esa razón es que pedimos a los ayuntamientos su colaboración y que garanticen que los concesionarios no tendrán ningún problema con la concesión si instalan nuestros purificadores en sus vehículos.

 

 La historia es esta: durante cinco años -2008 a 2013- la Organización Mundial de la Salud (OMS) comparó la contaminación en 795 ciudades de 67 países y analizó los niveles de partículas en el aire (PM10 y PM 2.5). Como indica la OMS en su estudio, cuando esas partículas entran a nuestros pulmones y a nuestro sistema cardiovascular, nos envenenan y nos provocan graves consecuencias físicas debido a que esas partículas contienen sulfatos, nitratos y carbón entre otros muchos elementos extremadamente tóxicos. (US Enviromental Protection Agency).

 

La OMS concluyó que la contaminación en nuestro país está matando anualmente casi tres veces más mexicanos que la mal llamada guerra contra las drogas. (21,000 mexicanos anualmente mueren por la contaminación mientras que “las ejecuciones registradas por drogas en 2014 fueron 8 mil 4” -Hector Aguilar Camín en Milenio, 12.09.15) Ademas de todo esto, la contaminación está provocando enfermedades al por mayor y una perdida económica considerable, como lo demuestra el reporte de El Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. (IMCO).

 

En su reporte oficial la OMS clasificó a cuatro ciudades del estado de Guanajuato entre las que tienen el aire más sucio de México.

 

Para ayudar a solucionar el enorme problema de la contaminación que esta causando tanto daño a México (y el mundo), inventé el sistema Pulmón Urbano. Con carácter de urgente, debido a los miles de vidas en juego, le escribí directamente a los Presidentes de los cuatro gobiernos municipales más afectados ofreciéndoles de forma gratuita la instalación en sus ciudades de hasta mil Purificadores Cinéticos que mis patrocinadores están dispuestos a financiar.

 

En el colmo de los absurdos burocráticos, tres de esos gobiernos municipales ni siquiera se molestaron en responder a mi carta: Salamanca, Irapuato y Silao.

 

Solamente el Presidente Municipal del Ayuntamiento de León envió en su nombre al señor Ricardo de la Parra a reunirse con nosotros para tratar el tema. Pero lo primero que me dijo el representante del alcalde al llegar a la reunión, fue que él no podía aceptar que León tuviera un problema de contaminación y la breve charla que tuvimos fue coloreada por esa introducción, pues yo ofrecía limpiar una contaminación que Ricardo de la Parra negaba que existiera. Finalmente el señor de la Parra prometió extender nuestro ofrecimiento a las personas indicadas. Sin embargo no he recibido ninguna otra noticia suya.

 

De cualquier forma para sopesar lo dicho por el Sr. de la Parra, al salir de la reunión solicité por medio de la Plataforma Nacional de Transparencia los registros históricos de contaminación en esos cuatro municipios del estado de Guanajuato, junto con los resultados de las medidas implementadas para limpiar las partículas (PM) del aire. Lo hice para ratificar o rechazar lo dicho por la OMS, pues si el estado de Guanajuato realmente no tiene aire sucio, no tiene caso que instalemos el Pulmón Urbano.

 

Esa fue la razón, por ejemplo, que no lo instalamos en Gainesville, Florida, donde yo he radicado por muchos años y nos estabamos coordinando con las autoridades municipales para hacer una prueba piloto. Pero Gainesville es una ciudad universitaria, muy pequeña y sin industria alguna, que recibe los vientos de las dos costas pues esta en el centro de la península de Florida, por lo que su nivel de contaminación es muy bajo. Allí no tenía caso instalar el Pulmón Urbano para medir su efectividad.

 

Los datos concretos de las mediciones del gobierno de Guanajuato confirman de forma irrefutable que la Organización Mundial de la Salud tiene razón: Guanajuato sí tiene un grave problema de contaminación en las ciudades indicadas y el Instituto de Ecología no tiene ningún programa, ni establecido ni en proyecto, para limpiar las partículas de materia del aire. Que los representantes políticos tengan miedo en reconocer el problema es completamente irrelevante ante la evidencia empírica que los gobiernos mismos producen. Los gobernantes actúan como si ellos fueran culpables personales de la existencia misma de la contaminación, cuando no es el caso. (Lo que sí debería preocuparles es la responsabilidad civil que tendrán cuando mis Purificadores efectivamente logren revertir la contaminación en otras ciudades).

 

Ninguno de los cuatro gobiernos municipales ha respondido a nuestro ofrecimiento de instalar Purificadores Cinéticos gratuitos, a pesar de que al colaborar con nosotros no tienen nada que perder y todo que ganar pues si los purificadores funcionan como las pruebas de laboratorio y la evidencia científica indica que lo harán, esas serian las primeras ciudades del mundo en revertir realmente el proceso de la contaminación, tendrían el aire más limpio de México y lo más importante de todo, salvarían la salud y la vida de muchos mexicanos.

 

Si por alguna extraña razón mis purificadores no logran su cometido y el aire sigue igual de sucio después de un año después de instalados, los únicos que perderían seríamos nosotros: mis patrocinadores su dinero y yo mi prestigio personal.

 

Así que, completamente confundido, aturdido y estupefacto por su actitud, yo hago a los gobernantes de esos municipios tres preguntas públicas:

 

  1. Por qué no quieren los gobiernos de los municipios de León, Salamanca, Irapuato y Silao que el Pulmón Urbano limpie el aire de sus ciudades de forma gratuita?

  2. A que le tienen miedo y por qué no responden a mi ofrecimiento y guardan un silencio ensordecedor?

  3.  Por qué prefieren que sus conciudadanos en Guanajuato sigan enfermando y muriendo de forma inútil y el estado perdiendo miles de millones de pesos antes de colaborar con nosotros en la instalación gratuita de una tecnología que ofrece la posibilidad de salvar miles de vidas en el estado y evitar todos esos daños económicos?

 

La gravedad del asunto requiriere una respuesta puntual a esas preguntas pues muchas vidas están en juego.

 

Esta semana le haré el mismo ofrecimiento a Mexicali y a Cuernavaca.

 

Por este medio seguiré informando.