Urge Prohibir Motores Diésel

A TODOS LOS CIUDADANOS MEXICANOS

Presidencia y Congreso de los Estados Unidos Mexicanos.

 

Es Imperativo Prohibir los Motores a Diésel

en los Vehículos Urbanos de Pasajeros.

Tokio ya prohibió los motores a diésel desde el 2003.  Y París, Madrid,  Barcelona, China, Oslo, Atenas entre otras, ya los prohibieron para el 2025. California y Londres también están promoviendo dicha prohibición.

Urge que México entero se haga eco de esa prohibicion, pues más de 21 mil mexicanos inocentes mueren cada año solamente por respirar, y la salud de millones más es afectada todos los días.

 

EXIJO PROHIBIR MOTORES A DIESEL EN MI CIUDAD

Como ciudadano afectado y para proteger la vida y salud de mis seres queridos, requiero de forma URGENTE que la Presidencia y al Congreso de la nación haciendo uso de su autoridad y siendo coherentes con la postura de México en el Tratado de París, emitan un decreto ley de emergencia que, en un lapso de 10 años, prohíba que los motores diésel sean usados en los vehículos de transporte público en cualquier zona urbana de la república mexicana.

Al mismo tiempo solicito que el Congreso emita una convocatoria general para desarrollar un sistema de transporte colectivo limpio, confiable y sustentable. Existen muchas opciones alternativas ya existentes, y muchas otras que se pueden desarrollar en México. No hay razón para seguir encadenados a los motores diésel.

 

Nombre:*
:*
Edad*
Correo:*
Celular:
-

 

Las razones son las siguientes:

  1. Docenas de estudios basados en evidencia empírica, hechos por científicos de instituciones y universidades de primer nivel ubicadas alrededor del mundo, demuestran sin lugar a dudas que los motores a diésel son la principal fuente de las partículas de materia tóxica conocidas como PM. Los nuevos modelos de motores diesel, paradójicamente, ´producen aún más PM2.5, que son el tipo más peligrosa de partículas debido a que penetran más fácilmente en los pulmones.

  2. NORMA Oficial Mexicana de Emergencia NOM-EM-167-SEMARNAT-2016, asi lo reconoce: “por lo que se refiere a las partículas PM2.5 éstas provienen principalmente de los procesos de combustión y que, tratándose de los vehículos en circulación, los que utilizan diesel como combustible son la principal fuente de emisión de dichas partículas”.

  3. Un estudio realizado en California por la California Air Resources Board, ratificado en el 2015, señala que los motores a diésel más nuevos producen alrededor de 20 veces más PM que un motor a gasolina. Sin embargo, dice el reporte, dependiendo de las condiciones reales los motores para camiones pesados pueden producir hasta 200 veces la cantidad de PM! (REPORT ON DIESEL EXHAUST BY CALIFORNIA AIR RESOURCES BOARD approved by the Scientific Review Panel)

  4. Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS), como la EPA han clasificado las emisiones de PM del escape de los motores diésel como un elemento tóxico nocivo a la salud -la OMS los clasifica como carcinógeno (grupo 1).

  5. Un estudio hecho en 2005 por el Texas State Health Department, con apoyo de instituciones como la Universidad de Yale, la Enviromental Protection Agency (EPA) y docenas de otros estudios formales, concluyó que los principales afectados por las PM que despiden los motores diesel son los pasajeros mismos.

  6. El estudio reporta que un niño viajando en un camión escolar respira hasta 70 veces más emisiones en un día promedio, que los residentes del area urbana  (Texas School Health Advisory Committee (TSHAC), publicado en abril del 2005.

  7. Las emanaciones PM incrementan en forma constante las enfermedades respiratorias de la población en general:

La evidencia recabada alrededor del mundo demuestra que todos los motores a combustión interna colaboran a la contaminación. Pero los motores a diésel son particularmente peligrosos para la vida humana, especialmente cuando se utilizan en camiones de pasajeros, debido a la cantidad de PM que producen.

Y en México?

En México los camiones de pasajeros con motores a diésel se han convertido en la solución preferida por los concesionarios del transporte público, en todas las zonas urbanas, pero particularmente en provincia conforme las ciudades crecen. Los motores diésel son populares debido a su torque y por esta razón los concesionarios de transporte público los prefirieren para mover más gente con menos unidades y menor gasto de combustible.

Los fabricantes de los motores diésel están conscientes que su tecnología es peligrosa y buscan la forma de disfrazar su peligrosidad. Han gastado mucho dinero en promocionar la idea que los motores a diesel contaminan menos. Defienden esa noción con fuerza porque la defensa misma es un magnífico negocio: primero venden los motores: luego venden los catalizadores para los motores: luego venden el aditivo para los catalizadores y luego venden un dosificador para el aditivo, en un juego de nunca acabar que intenta ocultar su verdadera condición de tecnología peligrosa para la vida en general, particularmente la vida humana en las zonas urbanas.

Es una eterna promesa falsa de un motor diesel limpio. La próxima generación, dicen...

Sin embargo, solamente hay que recordar el masivo engaño de la Volkswagen para comprobar que las soluciones de los fabricantes de motores a diésel, al igual que las de los fabricantes de cigarrillos, no son confiables. En junio del 2016, la Volkswagen acordó con el gobierno de Estados Unidos pagar 14,700 (catorce mil setecientos millones de dólares) como compensación de daños debido a que el fabricante alemán de vehículos presentó durante años lecturas falsas de las cantidades de emisiones de contaminantes que sus motores diésel emiten, por medio de instalar un software ilegal en once millones de vehículos de todo el mundo (ver NYT 14.7 mil millones).

Recientemente, el director de la Toyota en Japón ya ha reconocido la futilidad de la búsqueda del motor diesel limpio y anunció que Toyota dejará de producir dichos motores. GM ha ido más lejos y anunció que solamente producirá autos eléctricos para el 2023.

Y en México?

En México, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, mueren más de 21 mil mexicanos inocentes cada año debido a la contaminación del aire.

Simple y sencillamente mueren por respirar. Y todos en conjunto somos responsables de esas muertes.

Por estas razones requerimos de forma URGENTE que el Presidente de la República junto al Congreso de la Nación, haciendo uso de su autoridad y siendo coherentes con la postura de México en el Tratado de París, emitan un decreto ley de emergencia que, en un lapso de 10 años, prohíba que los motores diésel sean usados en los vehículos de transporte público en cualquier zona urbana de la república mexicana.

Ese lapso servirá para abrir las posibilidades a muchas tecnologías ya existentes o nuevas tecnologías en desarrollo que sin envenenar el medio ambiente puedan reemplazar a los motores diésel en el transporte público.

Requerimos que el Congreso actúe con la premura imperativa, debido a que los motores diésel en las zonas urbanas son un grave peligro para la salud de todos los mexicanos.

Quién dice que los motores diésel envenenan el aire urbano más que ningún otro medio de transporte?

  1. SEMARNAT
  2. Texas State Health Department
  3. The Scientific Review Panel de California
  4. Environmental Protection Agency (EPA)
  5. New Hampshire Health Service
  6. American Lung Association
  7. Union of Concerned Scientist
  8. Natural Resources Defense Council
  9. Clean Air Task Force (CATF)
  10. Clean Techn Environ Policy
  11. Universidad Nacional de Colombia

Y docenas más alrededor del mundo.

Pueden descargar todos estos estudios desde nuestro servidor en http://www.pulmonurbano.com/index.php/estudios-cientificos

 


 

CONTAMINAN MÁS EN FORMA INDIVIDUAL Y POR VOLUMEN

De acuerdo a los estudios realizados por la California Air Resources Board, un motor a diesel puede producir hasta 200 veces la cantidad de PM que un auto.

“However, depending on operating conditions, fuel composition, and engine control technology, light-duty diesel engines can emit 50 to 80 times and heavy-duty diesel engines 100 to 200 times more particulate mass than typical catalytically equipped gasoline engines (McClellan, 1986).”

Si se calcula en paridad directa, 1,000 camiones pueden producir la misma cantidad de PM que 200,000 (DOSCIENTOS MIL AUTOS)

Pero un autobús circula en promedio 250 kilómetros al día. Un auto 30. O sea que un solo autobús circula el equivalente a 8.3 autos.

Esto significa que 1,000 camiones en circulación son el equivalente a 8,300 autos.

8,300 x 200 = 1,660,000

Por volumen 1,000 camiones pueden producir la misma cantidad de PM que UN MILLÓN SEISCIENTOS SESENTA MIL AUTOS.

 



 



ARGUMENTOS CIENTIFICOS DE LOS QUE DEFIENDEN A LOS MOTORES DIÉSEL

 0

'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''

Los argumentos no científicos de los defensores de los motores diesel, se reducen al siguiente diálogo:

"Ustedes son ignorantes! El motor diésel es mas potente que los motores a gasolina!"

---Es cierto, son más potentes. Pero la evidencia científica demuestra que para lograr esa potencia contaminan PM en exceso.

"No es cierto! Si se les pone un catalizador el motor diésel ya no contamina!"

----Excepto que la evidencia demuestra que los catalizadores son poco eficientes en los motores diésel y además se desgastan al poco tiempo...

"No es cierto! Si al catalizador se le pone un aditamento AdBlue (DEF), (que es carísimo por cierto y ustedes son unos malagradecidos) el motor diésel ya no contamina!”

--- Excepto que la evidencia demuestra que esos aditamentos, en situaciones de laboratorio son parcialmente efectivos en catalizadores de 3 vías, pues solamente reducen la cantidad de contaminantes, no los eliminan.

---”No es cierto! Mentirosos! Y además las unidades se van a renovar cada diez años!”

---Excepto que la renovación de las unidades es simplemente cambiar un motor a diesel, por otro motor a diesel. O sea, es un placebo que no puede curar la enfermedad. Ni soluciona el problema de la contaminación, ni soluciona el problema del tráfico, ni soluciona el problema del calentamiento global.

--"No es cierto! Todos esos estudios que citan son extranjeros!”

-- Excepto que la ciencia no tiene patria, ni adejetivos: es ciencia a secas.

-- "No es cierto! Somos concesionarios y por lo tanto critica al gobierno, no a nosotros."

Y así...

A los que rechazan de plano lo que dicen los estudios científicos los llamamos trumpistas, porque Donald Trump niega la ciencia y se enorgullece de hacerlo.

Lo curioso es que los trumpistas no parecen darse cuenta que con cada alegato confirman el punto central; los motores diesel contaminan en exceso.

Por eso París, Atenas, Madrid y la CDMX ha decidido prohibirlos.

Ya. A grandes males, grandes remedios.

Y los defensores de los motores diesel -quienes al parecer son mecánicos, ingenieros de agencias, y concesionarios en su mayor parte- tampoco parecen darse cuenta que los vendedores de los camiones diesel son magos, porque les venden el motor diesel y luego les venden el catalizador para el motor, y luego les venden el aditamento para el catalizador, y luego...

A final de cuentas, la ciencia no miente y no tiene patria. Y la ciencia demuestra que los motores a diesel son una tecnología que contamina en exceso y que es peligrosa cuando se usa para transportar personas en las zonas urbanas.

Y por más curitas que le pongan seguirá siendo peligrosa.

Por eso urge prohibirlos.

-------------------------

LOS CONCESIONARIOS DEL TRANSPORTE PÚBLICO

Los transportistas se llenan la boca diciendo que ellos hacen un gran servicio a la sociedad transportando a la gente, y se escudan en su condición de concesionarios del gobierno para redirigir cualquier crítica hacia el gobierno mismo.

Veamos.

El gobierno les concesiona un bien público, pero una vez concesionado el gobierno no tiene participación accionaria ni es miembro del consejo de administración de las sociedades transportistas. No tiene voz ni voto. (Si los tuviera, sería un negocio de los que llamaban “negocio paraestatal”, lo que es una contradicción de términos.)

Los concesionarios no son una organización sin afán de lucro y no le están haciendo ningún favor a la sociedad. Ellos adquieren la concesion para generar ganancias y hacer su inversión redituable. Ellos manejan su negocio como se les antoja para maximizar esas ganancias, como lo hace cualquier otro negocio.

Los concesionarios del transporte público son un negocio privado.

Pero debido a que son una concesión, y el gobierno otorga pocas concesiones para evitar la libre competencia, los pasajeros se convierten en un mercado cautivo. Ese mercado cautivo garantiza el ingreso de los transportistas y eso lo hace un negocio sumamente redituable y confiable.

Gracias a sus pasajeros viven y prosperan, por lo que la lógica (y hasta los manuales de negocios más básicos) indica que deberían preocuparse por el bienestar de esos pasajeros.

Pero no lo hacen porque no tienen un motivo legal para hacerlo. Además de que adquieren un mercado cautivo, los transportistas adquieren una ventaja extra que nadie más tiene. Ante cualquier queja se amparan en su condición de concesionarios y redirigen las quejas al gobierno (“Dices que mis camiones son sucios y ruidosos y contaminan? Dile al gobierno. Yo cumplo con lo que ellos me digan” y asi hacen al gobierno responsable de sus problemas.

El gobierno, con su infinita capacidad burocrática, cae en el garlito y trata de manejar a los concesionarios en forma política, pues para eso son concesionarios faltaba más, pero el resultado es que no tiene elementos legales para obligarlos a hacer nada que no esté expresamente definido en la concesión, termina otorgando privilegios extra para que los concesionarios hagan lo que el gobierno les pide.

Por eso termina protegiéndolos y hacíendose cargo de los problemas de los concesionarios.

Como en el caso de los transportistas y lo motores diésel.

-------------------------